Acupuntura

ACUPUNTURA Y MOXIBUSTIÓN

La Medicina tradicional china describió hace miles de años a la acupuntura como un sistema de canales energéticos en el ser humano y la forma de tratar, aplicando finas agujas o calor en distintas partes del cuerpo, las enfermedades que se producen cuando estos canales están vacíos u obstruidos.

¿ QUÉ ES LA ACUPUNTURA?

La acupuntura es una técnica integrada dentro de la Medicina Tradicional China (MTC) que se viene practicando desde hace milenios en este país oriental y también en otras naciones colindantes como Corea o Japón. La MTC es una práctica médica que aúna filosofía con empirismo y que comprende al ser humano como un todo indivisible donde caben su parte emocional, energética y física, principalmente. Además de la acupuntura, la MTC utiliza otras técnicas y conocimientos como la moxibustión, la tuina, la fitoterapia, la dietoterapia o el qi-gong.

Según la MTC la actividad vital se mantiene a través de una energía denominada Qi que recorre el organismo a través de unos canales energéticos o meridianos. En el cuerpo existen 12 meridianos principales que son bilaterales (a ambos lados del cuerpo), y que se extienden por cabeza, tronco y extremidades. Además también hay otros 2 meridianos unilaterales que discurren por la línea media de cabeza y tronco.

Cada uno de los 12 meridianos antes mencionados se relacionan con un órgano, un sistema, un tejido celular, una emoción, una estación climatológica, un color, un sabor… . Así pues, por ejemplo, hay un meridiano del Hígado que lógicamente se relaciona con el órgano nombrado y que según la MTC tiene conexión no solamente con la depuración de nuestra sangre sino también con una emoción como es el enfado o la rabia, con los tendones, como tejidos, y con un sabor que sería el ácido, estas serían algunas de las correlaciones de dicho órgano.

La enfermedad se explica por una alteración en el flujo del Qi a través de los canales o meridianos, bien por exceso, defecto o estancamiento. Así la acupuntura trata de restablecer el Qi, energía del organismo, mediante la inserción de agujas metálicas, normalmente de acero quirúrgico, en puntos, llamados puntos acupunturales, donde estos meridianos pueden ser manipulados. Hay unos 361 puntos de acupuntura regulares que se encuentran dentro de los meridianos y más de 500 llamados fuera de meridiano y que se han ido añadiendo a la práctica acupuntural por su demostrado efecto. La elección de los puntos que utilizamos en una terapia se fundamenta en distintas Teorías de la MTC y buscan el reequilibrio de la circulación de los meridianos mediante su estimulación. La manipulación del punto mediante aguja, calor, laser, electricidad, etc. consigue una sensación eléctrica o de calor que llamamos sensación del qi. Mediante técnicas diagnósticas de la moderna neurociencia y de la bioquímica hemos podido confirmar que la estimulación de los puntos de acupuntura produce la activación de zonas cerebrales específicas que ayudan a segregar distintas sustancias a nivel cerebral y general (neurotransmisores u hormonas). También sabemos que a nivel local aumenta el flujo sanguíneo, ayuda a tratar los puntos gatillo que se relacionan con las contracturas o que hay una serie de mecanismos bioquímicos que hace que la inmunidad se active.

¿ CÓMO SE APLICA ?

Como hemos dicho antes la acupuntura emplea agujas de acero inoxidable, estériles y desechables cuyo grosor es mínimo y con una longitud variable.

La inserción suele ser indolora y se suele buscar, mediante la estimulación de la aguja, la sensación de pequeño calambre antes descrita. Las sesiones suelen durar entre los 20 y los 30 minutos aunque hay autores, como el prestigioso Dr. Maciocia, que considera que 10 minutos son suficientes para los puntos shu-espalda debido a su proximidad a las metámeras vertebrales ya que se encuentran en la espalda.

Desde hace algún tiempo se viene utilizando también estímulos eléctricos en las propias agujas y de esta forma se generó una nueva manera de tratar llamada electroacupuntura. Esta variante de la acupuntura cada vez tiene mayor auge ya que potencia procesos de rehabilitación, aumenta los efectos frente al dolor o permite una mayor estimulación de puntos seleccionados para la práctica cotidiana. Incluso en China utilizan esta técnica para poder ser coadyuvante de la anestesia convencional o para la estimulación de pares craneales, cráneopuntura.

Otra técnica muy utilizada en las consultas es la moxibustión, que consiste en aplicar calor a los puntos de acupuntura. En algunos casos se cauteriza el punto de acupuntura pero en la mayoría de las ocasiones solamente se aplica calor. El método de la moxibustión permite activar los receptores térmicos de la piel que ayudan a controlar los procesos de dolor, sobre todo osteoarticulares. Según la teoría clásica es también muy usada para poder dar energía a órganos concretos o para el organismo en general. Se suelen utilizar o bien puros de moxa o hebras cuya base es la planta de artemisa, o ajenjo. Desde hace algún tiempo también se usan lámparas especiales para poder dar este tipo de calor de una forma más moderna y controlada. La temperatura que se suele usar rondaría los 45-50º C, aunque como decimos hay veces que se pueden alcanzar temperaturas mayores. 

¿ PARA QUÉ ESTÁ INDICADA ?

De acuerdo con su base teórica y con la práctica clásica de la acupuntura cualquier dolencia mejoraría con su aplicación. Para nosotros la acupuntura no es la panacea curatodo pero tiene indicaciones y efectos diversos muy beneficiosos en un gran número de patologías y dolencias.

Existen evidencias cada vez más abundantes sobre la eficacia y seguridad de los tratamientos con acupuntura en el dolor crónico. Se sabe que el efecto anestésico de la acupuntura funciona por la misma vía que los analgésicos opioides, los más potentes, ya que si damos Naloxona, el fármaco que anula los efectos de los derivados de la morfina, el efecto analgésico de la acupuntura desaparece. El tratamiento con acupuntura mejora notablemente patologías dolorosas tan frecuentes como:

La acupuntura presenta también interesantes beneficios en el campo emocional, hay que entender que en los problemas psíquicos se produce un desarreglo a nivel cerebral de ciertos neurotransmisores y hormonas. Empezamos a saber que puede ayudar al cuerpo a regular los niveles de sustancias cerebrales como la serotonina, la adrenalina o la dopamina. Según nuestra visión humanista a la vez que una persona se regula a nivel bioquímico sería conveniente recibir psicoterapia para poder ser consciente de cuales han sido las causas que le han llevado a un desarreglo emocional y poderles poner remedio.

Sabemos que esta práctica tiene evidencias en la mejora de la sintomatología relacionada con el sistema respiratorio. Dos grandes ejemplos serían la rinitis alérgica y el asma, tanto alérgico como intrínseco, lo que puede ayudar a reducir de manera importante la cantidad de fármacos que un paciente toma para estas dolencias y su calidad de vida.

Otro de los efectos de la acupuntura es ayudar en la pérdida de masa corporal, adelgazamiento. Existen varios estudios que nos indican que la acupuntura ayuda a regular el metabolismo consiguiendo un mayor control de peso y otros que nos indican que ayudan a controlar el apetito. Parece que la acupuntura podría intervenir a nivel cerebral en el paciente para volver a ser sensible a la leptina, una hormona que es básica en el apetito y que vemos que en los pacientes obesos al generarla en grandes cantidades pierde su efecto y se vuelven resistentes.

Otro gran campo de actuación es frente a las alteraciones digestivas. Se ha visto grandes beneficios en el estreñimiento, el dolor gástrico, el colon irritable o las dispepsias. Igual que en la obesidad sería recomendable revisar la alimentación del paciente, ya que estos hábitos pueden ser generadores de patología, y en algunos casos, como el colon irritable, revisar también el stress u otros síntomas del plano psicológico.

  • Artrosis: muy especialmente la gonartrosis, artrosis de rodilla. También utilizamos la moxibustión (aplicación de calor en los puntos de acupuntura) y/o la electroacupuntura, obteniendo mejorías en el dolor y en la movilidad en pocas sesiones.

  • Cervicalgia o dolor cervical crónico.

  • Lumbalgias inespecíficas tanto crónicas como agudas de nuevo con la aplicación de moxibustión que potencia los resultados analgésicos teniendo una especial eficacia en las lumbalgias de los ancianos.

  • Hernias o protrusiones discales así como estenosis vertebrales.

  • Ciáticas tanto posteriores como anteriores o laterales.

  • Dolor de hombro.

  • Epitrocleitis y epicondilitis, codo de tenista.

  • Túnel carpiano. Dolor en las muñecas.

  • Esguinces articulares, como el de tobillo o cervical.

  • Contracturas.

  • Fibromialgia, combinada con tratamientos del nivel emocional (frecuentemente alterado en esta patología).

  • Jaquecas, migrañas o cefaleas.

  • Neuralgias, especialmente vemos mejorías en neuralgias posherpéticas o del trigémino.

  • Bruxismo con dolor a nivel de la articulación de la mandíbula.

  • Dismenorrea. Dolor en las reglas

  • Dolores o sensaciones inespecíficos.

La acupuntura es un buen coadyuvante para las deshabituaciones a las diversas drogas que consumimos en nuestra sociedad. Está indicada tanto para drogas legales, tabaco o alcohol, u otras ilegales, como la cocaína. Ayuda en los procesos depurativos de dichas sustancias en nuestro cuerpo y a la ansiedad, o “mono”, que genera el dejar de consumirlas. De nuevo vemos necesario, la mayoría de las veces, que el usuario se plantee acompañar las sesiones con psicoterapia.

Hay diversos estudios sobre el tratamiento de manera eficaz de alteraciones ginecológicas y son patologías habituales en la práctica clínica. Como ya hemos dicho antes, la acupuntura ayuda a regular nuestras hormonas, algo indispensable en el eje hipotálamo-hipófiso-ovárico. También es beneficioso para el asunto de la fertilidad que en nuestra época puede suponer un problema frecuente.

Ayuda en la regulación de las enfermedades metabólicas, tan comunes en nuestra sociedad, con lo que además de mejorar las cifras también colabora en reducir la medicación o que esta sea innecesaria. La hipertensión, la diabetes mellitus tipo 2, la hipercolesterolemia o la hipertigliceridemia son dichas patologías.

La acupuntura, y sobre todo la electroacupuntura, son buenas herramientas para ayudar en la rehabilitación de partes del cuerpo que han sufrido algún tipo de atrofia o lesión. Las secuelas del daño cerebral sobrevenido suele tener buenos resultados, es recomendable iniciar la terapia cuanto antes para que las lesiones producidas puedan recuperarse y dejen las menores secuelas posibles. Las hemiparesias y hemiplejias, e incluso las alteraciones en el lenguaje, tienen buena respuesta con las agujas.

¿ EN QUÉ ME AYUDA ?

  • Es un método en principio con mínimos efectos secundarios, si el profesional que lo aplica está cualificado para hacerlo y conoce la anatomía humana.

  • Puede ser un tratamiento único o complementar otros tratamientos.

  • Siguiendo con lo anterior no produce incompatibilidades con otras terapias o fármacos.

  • No produce ningún tipo de dependencia.

  • Al no producir reacciones alérgicas puede usarse en pacientes que tienen problemas de alergias o intolerancias medicamentosas.

  • Los efectos más utilizados son estos:

  • Efecto analgésico.

  • Efecto antinflamatorio.

  • Regulación de líquidos corporales (edemas).

  • Efecto sedante y relajante sobre el sistema nervioso.

  • Efecto equilibrador del apetito y la masa corporal, ayuda a regular el metabolismo.

  • Efecto depurativo.

¿ QUIEN PUEDE HACER ACUPUNTURA ?

Para nosotros es claro, todo aquel profesional sanitario titulado y debidamente formado es susceptible de poder practicar esta terapia. ¿Quiénes son estos profesionales? En principio: médicos, enfermeros, odontólogos, podólogos y fisioterapeutas, además los veterinarios también la aplican a sus pacientes animales, hay que recordar que se trata de una técnica cuyas complicaciones pueden venir de una mala aplicación de las agujas por lo que requiere conocimientos sanitarios certificados. En varias universidades españolas existen másteres que permiten formarse en tan milenaria terapia, lo que permite acreditar estos conocimientos.

X